Sunday, August 31, 2008

Stanley Stories Library (5)

Click on image to enlarge

"Oswald Rabbit & Toby", Four-Color #67, 1944

This is an excerpt and a spanish free version of a text
originally written by Frank M. Young and posted in his Stanley Stories blog:

"Este es el primer cuento fantástico de Stanley, y por tanto, conoceremos en él a la primera de las muchas brujas y figuras fantásticas que poblarán sus cómics a lo largo de su carrera. La historia es asombrosamente alegre y contiene elementos de "Blancanieves" y de otros clásicos fantásticos. Hay incluso una referencia a "The Last Flower", de James Thurber. Y es un ejemplo más de cómo Stanley se apoyaba en exceso en los tropos de género al tiempo que añadía sus propias variaciones. Apuntes normalmente en tono de burla y salpicados de claroscuros en la tradición de los mejores obras de fantasía. Añade además un elemento encantador:
La "bruja feliz" ordena a los dos confusos personajes que pasen una noche en el estrafalario castillo sin reír.
Stanley era un autor que difícilmente rompía el "muro invisible" que lo separaba de sus lectores. Lulu al narrar sus historias a su vecino, Alvin, podía dirigirse insolentemente al narrador de sus historias, y de vez en cuando algún personaje llegaría a referirse a su situación como mancha de tinta sobre el papel. Y aunque los personajes de Stanley sienten apego por los continuos monólogos, casi nunca se refieren al lector. Tienen un gran cuidado en dejar intacto ese "muro invisible".
La orden de la bruja debía resultarle especialmente llamativa al niño lector. Los críos se sienten llevados por arrebatos de espontaneidad que suelen poner de los nervios a los agobiados adultos y que éstos les obligan a reprimir. Pero pedirle a un niño que NO se ría supone incrementar el deseo de hacerlo.
Este decreto es un toque brillante con el que Stanley brinda al lector una vasta variedad de imágenes alocadas al estilo de Smokey Stover. Es como si retara al mismo lector a no desternillarse. Puesto que al hacerlo, viola el ultimátum de la bruja.
Stanley no regresaría al género hasta que entró a formar parte de la serie mensual de Lulu a finales de los 40's. Crearía historias autónomas dentro del género a lo largo de toda su carrera dentro del mundo cómic. Podéis ver algunos ejemplos aquí y aquí.
La historia contiene un hecho absolutamente extraño en la biografía de Stanley: una página con una escena completa repleta de surrealistas detalles propios de Bob Clampett. Mientras que podríamos considerar la página 22 como una de las mejores y más brillantes páginas únicas de la década de los 40's.
Me gusta realmente el apartado gráfico de esta comic book. Es extremadamente expresivo y vivido. Me encantan los bordes irregulares de las viñetas."

page 22, Four-Color #67

He optado por no traducir la última reflexión que sigue de Frank y con la que cierra el post por considerarla enteramente personal y emotiva. Y por tratarse de un pensamiento que al mismo tiempo siento como propio (I've chose don't translate next last Frank's reflection closes the post with, because I think that is entirely personal and moving. A thought I feel as my own):

"I wish that the average independent comic book of today would give me an equivalent helping of compelling themes, adept, spirited cartooning, and stories of comparable length and complexity. I'd gladly plunk down five bucks for such a funnybook. I've given up on the mainstream companies...they will never publish comics such as this again. Them days is gone forever!"

Click on image to read this strip by Alan Poulsen
via Barnacle blog

Click here to read the full version of the original text and the Oswald Rabbit and Toby's story, of course.

via Stanley Stories

1 comment:

Frank M. Young said...

Once again, kind sir, you honor me so greatly! Thank you for the thoughtful presentation, and the extra touches you add... the Alan Poulsen comic strip was an inspired touch!